Por Melanie Domínguez

Con un movimiento suave de la cámara y unos largos planos secuencia, crea una diégesis donde los personajes se funden en una simbiosis con el todo, conviviendo en el mismo plano. Concediéndoles la libertad de abandonar el encuadre a placer, genera acción narrativa.

Con la dialéctica del claro oscuro implanta las bases poéticas de “la palabra” provista de matices que evocan a la pintura flamenca, gracias a la elegante danza que crea con el manejo de la luz.

La exquisita sobriedad de los decorados y la naturalidad de los rostros sin máscaras, sin maquillaje, logra una abstracción y un viaje intimo a la introspección.

De una parsimonia escalofriante llena el argumento de silencios, priorizando en el ritmo y los espacios, desarrollando un estilo clásico que consigue que el espectador se concentre mas en el guión y menos en el montaje.

Disimula vivamente el montaje de planos, justificados por la acción con un tono que recuerda al montaje teatral.

Respeta con admiración el valor del texto original, consiguiendo un pulso entre fe y dogmatismo religioso, siéndole fiel al hastío hacia la cultura de masas.

Como decía Soren Kierkegaard el grito del nacimiento y el estertor de la muerte consigue con ingenio hacer una transferencia de las reflexiones de Kierkegaard en las atmósferas, insinuando caminos de lo que sucederá y sucede, escogiendo con delicadeza las localizaciones y escenarios.

El salón personifica a la muerte y la habitación a la vida.

Con un dialogo maduro y filosófico trasciende la reflexión superflua, indagando en cuestiones de índole metafísicas y teológicas.

Qué es la locura y que es la razón. Magistralmente la puerta de esta historia se cierra con una reflexión imprescindible para la calidad de la emoción humana: cuando uno pierde la Fe, obra el milagro.

La fe se recupera y empieza la vida. Si una se lo propone y se deshace del monstruo de la razón doctrinal y de los estigmas de la institución, encuentra al fin, en su interior la Fe y trasciende.

Ordet Carl Theodor Dreyer

Deja un comentario

requerido*